Por qué elegir el método Montessori para aplicarlo en casa

El método Montessori se encarga de que el niño pueda dar a conocer todas sus habilidades mediante la interacción con un ambiente preparado. Dentro de este ambiente lleno de respeto y afecto, nuestros pequeños tienen la posibilidad de seguir un proceso de manera personal guiado por profesionales especializados. En este patrón educativo, la evolución del aprendizaje en nuestros niños no tiene límite, el método Montessori para aplicarlo en casa es una de las herramientas más utilizadas dentro del mundo de la educación alternativa, veamos porqué.

¿Cómo nos ayuda el método Montessori para aplicarlo en casa?

La conformación de este ambiente potencia todas las áreas del desarrollo educativo como las matemáticas, la lengua, las ciencias, el arte, etc. Pero al mismo tiempo dentro de esta gama de desarrollo educativo entra también con el mismo nivel de importancia la convivencia con otras personas, las habilidades sociales, la evolución de la autoestima, la perseverancia, el orden, el amor hacia los demás y por el trabajo, la autonomía, entre muchos otros valores personales.

Cómo aplicar el método Montessori en casa

El método Montessori para aplicarlo en casa requiere de ciertos materiales que en su normalidad no son tan económicos, pero no debes perder la cabeza si no los tienes justo en el momento. Lo primero que deberías hacer luego de empaparte muy bien con esta información, seria:

  1. Observar todos los movimientos de tu niño y estudiarlos muy bien para así crear un entorno adecuado para que él pueda desarrollar su máximo potencial.

 

  1. Puedes crear rincones o espacios de juegos para que el niño tenga por ejemplo por un lado, una zona de libros, otra zona de juguetes y otra donde pueda pintar o manipular. Cada vez que el niño termine una actividad, es importante que lo enseñemos a finalizar con una para luego empezar con otra y así el mismo aprenda a gestionarlos.

 

  1. Estimular los sentidos de los niños, debemos enseñarlos a familiarizarse con diferentes texturas, formas o tamaños, por ejemplo juguetes de tela o de madera consiguiendo así despertar sus sentidos y hacerle llegar información sobre el calor, el peso, el tamaño, la textura, etc.

 

  1. Los niños hasta los tres años tienen una gran tendencia hacia el orden, si aprovechamos este periodo para enseñarles tareas como recoger sus juguetes, o pequeñas rutinas para que ellos ordenen sus materiales, ellos lo asimilaran sin problema utilizando cestas o cajas.

 

  1. Fomentar la autonomía personal, uno de los pilares fundamentales dentro de esta metodología, empezando con colocarle a su alcance las cosas que más necesitan dentro de su rutina diaria como material de higiene, sus vasos, juguetes, entre otros.

Add your thoughts

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *